La sucesión de Chávez y la lógica de Fidel

En su reflexión “Lo que Obama conoce”, Fidel Castro advierte gravemente contra la disposición del presidente de EEUU de “promover el derrocamiento del gobierno bolivariano”, atendiendo a la deteriorada salud de Hugo Chávez. Esta acusación, sin aportar prueba alguna, se acompaña de las tres siguientes consideraciones: 1) “la oligarquía jamás podría gobernar de nuevo” en Venezuela; 2) el lenguaje de Chávez no incluye “insultos ni bajezas” hacia sus “enemigos”; y 3) es un enfermo ejemplar que no ha dejado de cumplir “estrictamente con las medidas pertinentes sin dejar de atender sus deberes como Jefe de Estado y líder del país”.

Castro analiza Venezuela como a su Cuba revolucionaria y cree que la legitimidad del gobierno venezolano emana de la revolución bolivariana y no de las elecciones. Sin embargo, ellas han legitimado a Chávez una y otra vez. Por más que ambos recurran a la lógica revolucionaria, en la V República los comicios han decidido hasta ahora los triunfos chavistas, salvo que se quiera reiniciar una deriva basada en golpes de estado militares.

Castro maneja a la perfección la premisa populista: “el poder es para siempre, ni se comparte ni se reparte”,  que Evo Morales reescribe como “hemos llegado al poder para quedarnos”. En el discurso chavista cualquier oposición es la oligarquía, y Henrique Capriles cae en la misma categoría. Decir que el lenguaje de Chávez con sus enemigos no incluye insultos ni bajezas va contra toda lógica, salvo que mermara la comprensión de un Fidel Castro senil o fallara su traductor simultáneo. Así lo prueban las expresiones despectivas e insultantes de Chávez contra Capriles. No sólo lo llamó irresponsable, embustero o político de pacotilla, sino también le dedicó una de sus enrabietadas soflamas, con sutiles bajezas e insultos: “Tienes rabo de cochino, orejas de cochino, roncas como un cochino, eres cochino majunche, eres un cochino, no te disfraces”.

Desde la lógica populista, cualquier intento opositor de presentarse a unas elecciones para ganarlas tiene una motivación destituyente, acorde con la ingeniosa fórmula de la presidente Cristina Fernández. Según esta interpretación, la oposición busca birlarle al pueblo lo que legítimamente le pertenece. Si se dice que “la oligarquía jamás podrá gobernar de nuevo en Venezuela” es porque no se quiere entregar el poder. En los últimos meses conocimos numerosas declaraciones de altos mandos militares venezolanos diciendo que la FAN (Fuerza Armada Bolivariana) chavista, socialista y antiimperialista no permitirá que el pueblo pierda el poder. Seguían las palabras del general Rangel Silva que a fines de 2010 dijo: “Un hipotético gobierno de la oposición a partir de 2012 sería vender el país, eso no lo va a aceptar la Fuerza Armada” .

Pese a lo dicho por Castro, los temores de involución no provienen de ningún complot orquestado por Obama sino de las propias entrañas del chavismo. Durante años Chávez agitó el fantasma de una inminente invasión norteamericana que nunca se produjo con el fin de rearmarse hasta los dientes. Ahora la lógica sigue siendo la misma: para que el imperialismo no desestabilice Venezuela lo mejor es golpear primero, especialmente con Chávez muerto o muy enfermo.

Aquí entramos en el último argumento de Castro: Chávez no ha dejado de atender “sus deberes como Jefe de Estado y líder del país”. Para Castro es totalmente normal gobernar con el mando a distancia, aunque sea desde la cama de un hospital. No importan ni las consideraciones institucionales ni los preceptos constitucionales que establecen los mecanismos sucesorios, tanto transitorios como permanentes. Fidel Castro, desde la trastienda, sigue incidiendo en la agenda y bloqueando algunas de las medidas más importantes de su hermano Raúl. Por eso sería conveniente que Chávez hiciera pública la naturaleza de la enfermedad que lo aqueja y los diagnósticos médicos. De este modo el gobierno venezolano saldría de su bloqueo,  el país comenzaría a funcionar con normalidad y se podrían organizar las elecciones sin contratiempos.

Publicado en Infolatam
29/04/2012

Copyright@2011 Fundación Internacionalismo Democrático - Todos los derechos reservados - Contáctenos
Esta página no contiene errores, cumple todas las especificaciones y ha sido validada por el WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C
XHTML 1.0 Transitional Válido CSS Válido! [Valid RSS]
Powered By ZSWeboost®